Shhh…post clandestino.

A unos pasos de La Pedrera, en pleno centro de la ciudad condal y bajo la fachada de una modesta tienda de souvenirs, se esconde un establecimiento “clandestino” y exclusivo, Chi-Ton.

Estaba a punto de participar en una experiencia única en la que todos y cada uno de los elementos jugaban un papel imprescindible, empezando por el vendedor; el primero en hacerme creer que realmente me encontraba en un establecimiento de souvenirs, provocándome cierto desconcierto, si realmente ese era el lugar que estaba buscando, pero…sin embargo, al abrir la puerta del ascensor empecé a descubrir el  misterio…. un moderno bar, un lugar místico que te sumergía dentro de lo clandestino y desconocido. Sentí una sensación de estar en otro mundo totalmente alejado de bullicios y de estrés, todo un mundo donde realmente desconectabas de la rutina diaria…

Esto sólo era el comienzo, y tras disfrutar de unos magníficos cocteles, fuimos transportados a la sala del restaurante; compuesta de diversas zonas minuciosamente diseñadas para poder disfrutar tanto de una velada íntima como en grupo. Ciertas zonas de la sala contaban con cocinas situadas frente a los comensales para aquellos clientes que deseasen disfrutar, no solo de los exquisitos olores y sabores de la alta cocina, sino de la experiencia de contemplar la elaboración de los fantásticos platos que componían la exquisita elección de la carta. Todo esto acompañado de una deliciosa selección de vinos, aconsejados previamente por el experimentado somelier, los cuales conjugaban a la perfección con los platos elegidos.

Después de disfrutar de toda aquella mezcla de colores, sabores, olores y texturas, ofrecidos por un  servicio impecable, personal y muy cercano, regresamos al bar para disfrutar de una última copa y reflexionar sobre toda una experiencia gastronómica de alta cocina que, sin dudarlo, puso a prueba nuestros cinco sentidos.

Arora sí que puedo definir una de las experiencias más Insider de Barcelona solo con dos palabras: Chi-Ton.

Después de tal experiencia yo quería más! Por lo que decidí averiguar sobre la movida clandestina de Barcelona. Tuve el placer de conocer a Xavi Romero, Product Manager de Urban Secrets, (La primera comunidad gastronómica clandestina de Barcelona), quién me explicó que esta comunidad pone a disposición de sus miembros (tienes que hacerte socio para disfrutar de sus actividades), la posibilidad de vivir una auténtica experiencia culinaria y a la vez formar parte de diferentes e interesantes actividades clandestinas en Barcelona como conciertos, catas de vino, cenas insólitas, ventas especiales, exposiciones y otras acciones que son inaccesibles y en espacios donde a simple vista no pasa nada… Tras  hablar con Xavi no lo pensé más y me hice miembro de Urban Secrets.

 Pamela

About these ads